Tener unos buenos hábitos

Después de ser conscientes de la importancia que tiene el “acto” de cocinar, debemos tener en cuenta siempre, la estación en la que nos encontramos y dispondremos de las verduras y frutas del momento, preocupándonos que sean de “proximidad”. Ya que energéticamente es bueno para nuestra salud, porque han crecido, madurado y recolectado, para que lleguen a nosotros lo antes posible y aprovechemos al máximo sus propiedades, evitando así la conservación excesiva en cámaras industriales. Pienso que también es importante, fomentar el consumo de proximidad, para que nuestra payesia no se pierda.

Para conservar nuestra salud, estas frutas y verduras que consumimos, han de ser, preferiblemente, de origen biológico. Los productos del huerto labrados equilibradamente, con fertilizantes naturales y sin productos químicos, suelen tener peor aspecto externo, pero contienen más vitaminas, azúcares y proteínas.

Cocinando de forma tradicional y casera, respetando los tiempos de cocción, conseguiremos que el alimento nos aporte todas sus cualidades.

Escuchando nuestro cuerpo y atendiéndolo como se merece, nos alimentaremos a razón de la climatología del momento, obteniendo confort y bienestar interior en estaciones de climatología extrema (verano-invierno).

No hay comentarios:

Publicar un comentario